Las fobias

Consiste en un temor intenso y persistente, que es excesivo e irracional, desencadenado por la presencia o anticipación de un objeto o situación específicos.

Este miedo o temor intenso, es una manera para evitar la angustia, en donde se proyecta la angustia de un objeto originario, al objeto fóbico. Este desplazamiento, se realiza por medio de una serie de asociaciones que no son concientes para el sujeto, permitiendo liberar la angustia pero sin contacto con el objeto originario. Generalmente los individuos que padecen de una fobia son conscientes de su miedo desproporcionado, pero no logran evitar ese sentimiento.

Debido a este miedo intenso, los individuos recurren a estrategias para evitar el objeto fóbico, de esta manera, cambian su rutina diaria para evitar ese objeto. A esto se le suma, distintas conductas determinadas para la búsqueda de seguridad.

Hay diversos tipos de fobias según el objeto temido: fobias del tipo situacional, por ejemplo miedo a viajar en avión, a subirse a escaleras mecánicas, a hablar en público. Fobias a determinados objetos como a los elementos punzantes, a los muñecos, a las cuerdas, a los ordenadores. También se encuentran las fobias a ciertos fenómenos ambientales como puede ser el miedo intenso frente a la lluvia, los truenos, los rayos o el clima frío, o incluso ante la sola posibilidad de que alguno de estos fenómenos se produzca. Existen ciertos tipos fobias a los animales, la zoofobia es el miedo a los animales en general, pero existen fobias a cierto animal en particular por ejemplo, a los perros, a los gatos, a las serpientes o a las aves de corral.

Otro tipo de fobia, es la fobia social, donde la causa del miedo es determinada situación social en la cual el individuo experimenta incomodidad extrema, e incluso síntomas físicos tales como sudoración, mareos, palpitaciones, falta de aire, y desmayos en casos extremos. Entre las situaciones más comunes que disparan este tipo de fobia están el miedo a hablar con desconocidos, a encontrarse en una multitud, a permanecer solo, etc.

La reacción más frecuente en los individuos que padecen alguna fobia social es la de evitar la situación que les genera angustia. En muchos casos esto puede hacerlos sentir aislados, e incluso dificultarles llevar una vida familiar y laboral adecuada.

La fobia puede presentarse tanto en niños, adolescentes y adultos. La consulta inmediata con un profesional de la salud mental, permitirá un rápido y certero diagnóstico; para poder comenzar con el tratamiento más adecuado para cada caso. Esto permitirá, según cada caso, el alivio de los síntomas y la mejora en la calidad de vida.

 

No Comments Yet.

Leave a Comment