Bulimia y Anorexia

La bulimia y la anorexia, son trastornos de la conducta alimentaria que son muy comunes en adolescentes y jóvenes adultos. En esta sociedad de consumo, de búsqueda de la perfección y elevados estándares de belleza y juventud, no es de extrañarse que dichos trastornos aparezcan en los adolescentes.

Los criterios diagnósticos para la anorexia nerviosa son: Se observa un rechazo a mantener el peso corporal igual o por encima del valor mínimo normal considerando la edad y la talla (p. ej., pérdida de peso que da lugar a un peso inferior al 85 % del esperable, o fracaso en conseguir el aumento de peso normal durante el período de crecimiento, dando como resultado un peso corporal inferior al 85 % del peso esperable).

Además aparece un miedo intenso a ganar peso o a convertirse en obeso, incluso estando por debajo del peso normal. Se encuentra una alteración de la percepción del peso o la silueta corporales, exageración de su importancia en la autoevaluación o negación del peligro que comporta el bajo peso corporal.

Además en las mujeres pospuberales, presencia de amenorrea; por ejemplo, ausencia de al menos tres ciclos menstruales consecutivos

Los síntomas de la bulimia nerviosa son: presencia de atracones recurrentes. Un atracón se caracteriza por la ingesta de alimento en un corto espacio de tiempo (p. ej., en un período de 2 horas) en cantidad superior a la que la mayoría de las personas ingerirían en un período de tiempo similar y en las mismas circunstancias. También un atracón es la sensación de pérdida de control sobre la ingesta del alimento (p. ej., sensación de no poder parar de comer o no poder controlar el tipo o la cantidad de comida que se está ingiriendo)

También se producen conductas compensatorias inapropiadas, de manera repetida, con el fin de no ganar peso, como son provocación del vómito; uso excesivo de laxantes, diuréticos, enemas u otros fármacos; ayuno, y ejercicio excesivo. La autoevaluación está exageradamente influida por el peso y la silueta corporales.

Ante estas situaciones, consultar con un profesional de la Salud Mental, podrá ayudar a determinar el tratamiento necesario para poder mejorar su calidad de vida y que los síntomas puedan ceder.

No Comments Yet.

Leave a Comment