Ansiedad

La ansiedad es un sentimiento de recelo, nerviosismo o miedo. La  función normal y adaptativa de la ansiedad es la de generar conductas apropiadas para superar una situación, es un estado de afrontamiento ante una situación considerada peligrosa o difícil.

Pero cuando este sentimiento aumenta en intensidad o en duración, afectando el funcionamiento habitual de la persona, perjudicando el desempeño o la capacidad de respuesta; entonces la ansiedad comienza a ser patológica.

Algunos síntomas que se pueden presentar son los siguientes: nerviosismo, inquietud o impaciencia. Fatigabilidad (cansancio) fácil, dificultad para concentrarse o poner la mente en blanco. Además se presenta irritabilidad, tensión muscular, temblor, cefalea (dolor de cabeza), movimiento de las piernas e incapacidad para relajarse. Alteraciones del sueño: dificultad para conciliar, mantener el sueño o sensación al despertarse de no haber descansado bien (sueño no reparador). Sudoración, palpitaciones o taquicardia, problemas gastrointestinales, sequedad de boca, mareos, hiperventilación (aumento del número de respiraciones por minuto). Es necesario tener tres o más síntomas, para que sea considerado como un trastorno de ansiedad.

Si estos síntomas perjudican el funcionamiento cotidiano de la persona, es recomendable la consulta a un especialista de la psicología para su diagnóstico y un posible tratamiento.

No Comments Yet.

Leave a Comment